La legitimización de lo absurdo

"Si la policía se dedica a increpar a padres de familia para que no tengan conductas de riesgo, algo no está funcionando", escriu el lector

Aprovechando este domingo en el que los niños podían salir una hora al día a la calle, fuimos a un parque que está cerca de donde vivimos.

Pensábamos que el parque iba a estar concurrido, por lo que decidimos ir algo temprano para no coincidir con otras personas y poder guardar la distancia de seguridad. Al final, el parque estaba prácticamente desierto, con otra familia jugando a lo lejos.

Estábamos en el parque jugando mi mujer, mis dos hijos y yo, cuando pasó un coche de policía se paró y nos dijo:

-”El padre con un hijo y la madre con el otro y separados la distancia de seguridad”.

 

Soy el primero en salvaguardar la seguridad de mi familia, por lo que me sorprendió y le dije:

- “...Pero si somos la misma familia”, porque me pareció absurdo que viviéramos juntos en casa durante la cuarentena por ley y ahora nos dijeran, que en la calle por ley, nos teníamos que separar la distancia social.

El policía ya me increpó de muy malas maneras a que le hiciera caso.

Me imagino que el policía se creía de lo importante y fundamental que era que los dos adultos estuviéramos separados en la calle, aunque estuviéramos viviendo juntos en nuestra casa.

 

Ante lo absurdo de la situación, era obvio que no tenía sentido discutir, ni recomendable y me dirigí hacia donde estaba mi familia para comunicarle a mi mujer, que se tenía que mover un paso más allá de donde yo estaba con mi hijo momentos antes.

El policía decidió que estábamos cumpliendo la ley y reanudaron la marcha con el coche, aunque sacando la cabeza por la ventana del coche mirándonos de forma desafiante durante un buen tramo.

Creo que el trabajo de policía tiene mucho valor e importancia. Pero si la policía se dedica a increpar a padres de familia para que no tengan conductas de riesgo, cuando era obvio que era absurdo, algo no está funcionando.

 
Comentaris

Destaquem