Lo que no se aprende por discernimiento se aprende por sufrimiento

Decía el maestro A. Blay Fontcuberta que lo que no aprendemos por discernimiento lo aprendemos por sufrimiento. ¡Qué gran verdad! ¿Por qué digo esto? Pues porque quiero compartir con los lectores algo que para mí es fundamental y es que estamos en esta vida para aprender y que ésta máxima la podemos trasladar a todos los órdenes de nuestra existencia.

 

En la relación de pareja, en la que tenemos con nosotros mismos, en los aspectos laborales, sociales, etc. si no tenemos paz no avanzaremos. El conflicto, que es positivo si aprendemos del mismo, puede resultar además de doloroso, inútil en caso contrario. En el tema de Catalunya y España todos debemos aprender la lección. No fuimos capaces por discernimiento de evitar el conflicto, pero sí que podemos aprender la lección, más que nada para no volver a sufrirlo. Todos hemos perdido, los independentistas, los constitucionalistas, las familias, los amigos, las empresas, etc. Esperemos que la superación del mismo nos vuelva a traer la convivencia que nos permita desarrollarnos como sociedad y por ende como personas.

 

 
 
Comentaris

No hi ha comentaris. T'animes?