La mala gestión de FGC

Sorprende que Puigdemont presuma de gestión en el ámbito ferroviario y critique al Estado.

Los Ferrocarriles de la Generalitat (FGC) son un servicio fuertemente deficitario que año tras año incrementa sus pérdidas. En 2014, números rojos de 45 millones de euros que se acrecentaron el año pasado hasta los 47 millones.

 

Todo ello contrasta con los beneficios que obtienen Renfe y otros operadores ferroviarios. Y con el agravante de que la dirección de los ferrocarriles catalanes se ha visto envuelta en escándalos y comportamientos muy poco edificantes.

Como los “planazos” de pensiones que se asignaron varios ex-presidentes y acabaron en condenas judiciales o los sueldos que cobra su actual dirección de casi el doble que un ministro a costa de nuestros impuestos.

Puigdemont puede presumir muy poco de unos trenes cuya gestión tanto ética como económica parece haber descarrilado.


José Martínez Tortosa (Barcelona)

 
Comentaris

Destaquem