Opinió

Jordi Serrano. FOTO: Cedida
per Jordi Serrano